Con el dolor a cuestas

Con el dolor a cuestas

“A veces hay que dejar ir, para poder SER”

Laura Chica

A punto de comenzar el nuevo año y tú aún sigues mirando atrás. Sigues atrapado en un bucle de pensamientos y emociones que no te permiten avanzar. Se que te han hecho daño, o tal vez, has permitido a un heridor emocional que te lo hiciera, por no poner límites a tu dignidad, por pensar que era amor verdadero y quizá, solo era toxicidad. Se que has llorado, y mucho. Se que has luchado, y mucho. Se, que te ha dolido tanto, que te cuesta volver a confiar. Pero permíteme que te diga, que todos, absolutamente todos, estamos llenos de heridas. Mas ¿no es eso lo que nos da valentía?. Seguir adelante, aún con golpes y mil cicatrices. Seguir como auténticos guerreros, caminando, derribando muros, y atravesando nuestros propios miedos, para alcanzar, al fin, la luz de una nueva oportunidad.

celia-te-inspira

No creas a los que dicen que el dolor se sana guardándolo en una caja de recuerdos, el dolor se cura aceptando lo que te angustia, agradeciendo que te ha permitido conocerte y crecer, perdonando, y siempre, siempre, soltando. A veces, hay que saber decir No, pues también es sinónimo de amor.
Deja ya de lastimarte, la vida es casi tanto o más bonita de lo que hoy puedes notar. No es ella la que te duele, eres tú que no hueles su profundidad. Quítate la venda y observa a tu alrededor, seguro que hay personas que están dispuestas a darte la mano para que tu dolor no sea tan largo. Seguro que existen esas personas que te sonríen, te miran a los ojos y sin hablarte, te dicen “mi sueño eres tú”. Porque no lo olvides, mereces decir adiós al dolor y dar, de una vez ya, la bienvenida al presente, para poder abrazar un futuro llamado felicidad, tu felicidad.

Decide tú, si quieres continuar arrastrando todo aquello que te pesa, que no suma, sino que resta.
Decide tú, si quieres empezar de nuevo, o prefieres continuar aferrado al doloroso pasado.
Decide tú, si quieres volver a vivir y sentir, o prefieres ser un muerto viviente.
Decide tú, si eres capaz de arriesgar lo que ya ni eres, ni tienes, por todo lo que la vida te pueda entregar.
Decide tú, si te amas lo suficiente para darte, al menos, una oportunidad.
Decídelo tú, porque yo, no puedo decidir por ti.

Libérate de lo que te duele y comienza el nuevo año SIN el dolor a cuestas.

#CeliaTeInspira en inteligencia emocional

#MartesInspirados

Photo credit: Joshua Earle

Esta nota aún no tiene comentarios.
  • El miedo a la indepencia – Celia Domínguez
    Publicado: 09:06h, 21 febrero Responder

    […] la libertad de los demás e imponemos nuestro propio criterio sin escuchar. Cuando paseamos con el dolor a cuestas y elegimos el papel más fácil, el de víctima. Somos emocionalmente inmaduros, cuando somos […]

  • El miedo a la independencia – Celia Domínguez
    Publicado: 12:14h, 21 febrero Responder

    […] la libertad de los demás e imponemos nuestro propio criterio sin escuchar. Cuando paseamos con el dolor a cuestas y elegimos el papel más fácil, el de víctima. Somos emocionalmente inmaduros, cuando somos […]

  • El valor de la Aceptación – Celia Domínguez
    Publicado: 09:17h, 28 marzo Responder

    […] desde hace años, hacia arriba y hacia abajo. Siempre has viajado con tu mochila, o más bien con el dolor a cuestas. Pero él se ha cansado de que utilices parches para ocultarlo, ya no puede vivir, por más tiempo, […]

  • Mis deseos para el 2018 – Celia Domínguez
    Publicado: 13:38h, 31 diciembre Responder

    […] lugar a dudas, el 2017 ha sido un año de soltar, de eliminar y de transformar. El 2018 viene muy cargado para empezar a manifestar aquél trabajo […]

¡Deja tu comentario!