Peligrosamente humana

Peligrosamente humana

Vivo y me desvivo al son de los bailes de mi corazón. Sin máscaras, sin túnicas y sin más maquillaje que el que te pueden dar las sonrisas y el que muchas veces se desdibuja cuando surgen las lágrimas.

Aprendí a tener coraje, es decir, poner el corazón en todo mi peregrinaje, caminando descalza para poder sentir cada paso que daba. Me encontré con lugares oscuros, duros y fríos, por lugares que respiraban fragancia de nostalgia. De esa nostalgia que te acecha cuando te adentras en soledad en un bosque de inmensos arbustos y sin ningún riachuelo de agua.

celia-dominguez-motivacionNo podía beber, por mucho que tuviera sed, porque mi sed no se calma únicamente con el agua. Mi sed procede del alma. ¿Y sabes tú cómo le puedo dar de beber al alma? ¿Sabes tú cómo puedo saciar los deseos constantes de mi corazón?.

Peligrosamente vivo al son de los pasos de baile de mi corazón. Mas agradezco que soy humana, extremadamente y peligrosamente humana, como ese agua que emana y es abundancia. Abundancia de amor. Abundancia de dolor. Abundancia de todo y de cualquier tipo de sensación.

Reflejos de los destellos del sol iluminan el camino y es ahí cuando creo que puedo ver, a lo lejos, el manantial de agua. Pero la incertidumbre del futuro no la encuentro en el ahora.

Ahora arriesgo,  ahora camino, por el sendero que he elegido, con sed y con deseos de darle de beber a mi alma. Ahora, no miro atrás, hasta que pueda por fin llegar a mi lugar. Mientras me sumerjo en la sabiduría de Coelho, que como bien dice el maestro “si aún sigues vivo es porque todavía no has llegado a donde debías”.

Esta nota aún no tiene comentarios.
  • Un cuento para reflexionar | Celia Domínguez
    Publicado: 12:20h, 24 diciembre Responder

    […] y con mucha ilusión. Sabía que algo escondía la Navidad, y es eso que nos hace SER y estar más humanos, más conectados, más agradecidos, más vivos. Ojalá la sencillez, la humildad, la paz, y el Amor […]

  • Un cuento para reflexionar |
    Publicado: 20:23h, 27 diciembre Responder

    […] y con mucha ilusión. Sabía que algo escondía la Navidad, y es eso que nos hace SER y estar más humanos, más conectados, más agradecidos, más vivos. Ojalá la sencillez, la humildad, la paz, y el Amor […]

  • Diario de una mujer valiente | Celia Domínguez
    Publicado: 23:01h, 18 febrero Responder

    […] Que las lágrimas nacen y mueren en el mismo instante, demostrándote que eres irremediablemente humana. Hoy has sabido vencer, mujer, a los demonios escondidos en tu cabeza, y a los pájaros que […]

  • Ella | Celia Domínguez
    Publicado: 11:56h, 30 abril Responder

    […] tiene más cicatrices que yo, algunas aún sangran, otras ha aprendido a cubrírselas si no ha sabido […]

¡Deja tu comentario!